La capacidad de crear felicidad

Por María Murillo

Todos aparentemente vivimos nuestros días con las ganas de SER FELICES pero ¿Qué pasa en el camino que no llegamos a ese resultado? por el contrario muchos viven estresados, frustrados y con un gran cansancio…

El mundo ha ido cambiando y los intereses del ser humano también. De ahí parte todo, de conocer y reconocer quiénes somos en realidad: SERES HUMANOS en una búsqueda continua e interminable de distintas necesidades. Sin embargo nos olvidamos en gran medida del SER.

Estamos demasiado ocupados en el producir, es decir en el HACER, por lo tanto el objetivo primordial de las personas parece haber cambiado no al SER FELICES sino a TENER más y más de todo. Sabemos el precio de muchas cosas, pero ¿de cuántas sabemos y apreciamos su valor?

Lo triste es que esa obsesión por tener más, no es suficiente para darnos ese verdadero sentido de PLENITUD interna. Y no nos queremos dar cuenta que la FELICIDAD no está afuera de nosotros, porque la felicidad es un estado interno. Cada uno de nosotros es totalmente responsable y capaz de producirla. No tiene absolutamente nada que ver con nuestra cuenta bancaria, ni con el lugar en donde vivimos y ni siquiera con que si ese lugar es propio o de renta, no tiene nada que ver con el nombre del colegio al que van nuestros hijos, o con la marca de la bolsa o del cinturón que puedo comprar. Conozco muchas personas felices que no tienen dinero, y muchas infelices que lo tienen a manos llenas. Conozco personas que sólo tienen una bicicleta para transportarse y lo disfrutan tanto, y otras con coches de lujo que los manejan abrumados, histéricos y hartos.

La FELICIDAD radica por tanto en el SER, en qué tanto me conozco a mi mismo, en cómo me procuro, en cuánto me doy todo aquello que no se consigue en una tienda departamental ni en la tienda de la esquina. Como la SEGURIDAD en mi mismo, la FORTALEZA de cuerpo y espíritu, la PAZ interior con la que vivo cada día, la ENTEREZA para vivir cualquier situación que se sale de mis manos, la capacidad de GOZO de momentos cotidianos y simples en familia o con los amigos, esa es la FELICIDAD el atesorar instantes valiosos al final de una jornada larga o complicada, el saber apreciar lo que se es, la esencia en mi mismo y en los demás.

Ahí vive, ahí nace, ahí está, DENTRO de cada uno de nosotros y de nuestro ser que vive o sobrevive desnutrido porque la mayor parte de nuestra energía y tiempo están ocupados en el HACER para TENER. Y yo me pregunto al final del día: ¿Para TENER qué? Si de todas formas para algunos al lograr tener el coche, la casa, el esposo, los hijos y el perro que quería, sigo postergando mi felicidad…

Es tarea de cada uno hacer un balance, reconocer ¿qué estamos buscando en realidad?, darnos cuenta que debemos parar con esa obsesión desmedida en querer TENER más creyendo que sólo así nos SENTIREMOS bien o mejor. Dejar de buscar afuera para entonces ENCONTRAR ADENTRO.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s