ENTRA EN LA IMAGEN (Neville – 10 de mayo de 1971)

El objetivo, ahora, es despertar a ese Ser en ti, de modo que Él sea plenamente consciente todo el tiempo. Ese es el propósito de la vida. El que descendió y tomó sobre sí las debilidades y limitaciones de esta vestimenta y se confinó a ella, está destinado a despertar mientras camina en esta tierra. Y por “esta tierra” me refiero a esta tierra para los sentidos; sin embargo no se termina cuando mis sentidos dejan de percibirla. No se termina en el punto llamado “muerte”, porque el Ser en ella sigue adelante, y todavía está en el mundo. Pero Su entrada a ese estado le da una realidad cúbica al igual que [la que] esta sala [tiene] ahora porque estamos en ella.

Ahora llegamos a un uso práctico de esta ley. Debido a que esto es así, tu sueño es ahora vago. Te gustaría ser diferente a lo que eres ahora. Creo que en este mundo a todos les gustaría ser diferentes de como son. Es una forma de crecer y crecer; y crecemos y nos superamos. Así que te gustaría serlo. Pero para aquellos que no están en su sueño, es vago – una mera posibilidad. Pero para aquellos que entran en el sueño, les parece la única sustancia.

Un hombre que ahora es pobre y está avergonzado debido a su pobreza – puede aún soñar, y soñar con tener riqueza y seguridad; pero es un estado vago. Es algo que le parece casi imposible si utiliza la razón. Dirá, “¿Cómo va a ser esto posible? Porque ni siquiera tengo un antecedente ya sea intelectualmente o económicamente o socialmente como para tener esperanza en conseguir ese tipo de cosas”. Pero si él sabe quién es Él realmente – el Espíritu de Dios que crea todas las cosas habita en él, y [sabe] que puede separar del cuerpo que “viste” a ese Ser que vive dentro, y realmente entrar en su sueño, – el sueño se volverá realidad. Y si persiste en él, se objetivará en este mundo.

Eso lo sé por los muchos problemas que he tenido. Cuando se me dijo que no podía hacer esto o lo otro; habiendo recordado experiencias que fueron todas místicas, las apliqué a las cosas prácticas, y funcionan igual de bien en el estado práctico. Entré en mi sueño. Era un sueño.

Cuando yo estaba en el ejército, no podía salirme; pero yo quería salirme, y quería salir con todos los honores. No deseaba que me licenciaran de manera deshonrosa. Yo quería ir por este mundo como una persona muy honesta – yo diría como un ciudadano americano ejemplar, impecable, y no que cuando te preguntaran, “¿Estuviste alguna vez en el ejército?” y luego te dijeran, “¿Fuiste licenciado honorablemente?” y tuvieras que responder, “No, fui licenciado deshonrosamente”. No quería eso en mi historial. Por lo tanto, no me escaparía del ejército. Quería salir de él, y salirme antes de que terminara la guerra, y que fuera de manera honorable; así que tomé la misma lección que había aprendido, y la apliqué a eso.

De modo que mientras me encontraba en el Ejército asumí (supuse) que estaba en mi casa de Nueva York a dos mil millas de distancia. Estaba en el Campamento Pope, Luisiana; y tenía un apartamento en la ciudad de Nueva York en Washington Square. Así que mientras me iba a la cama físicamente en el Campamento Pope, en mi imaginación me iba a la cama de mi casa en la ciudad de Nueva York, – no de permiso, ni realizando alguna pequeña fuga, sino licenciado con todos los honores. Entonces me levantaba de mi cama imaginaria, caminaba por todo mi apartamento imaginario y veía todo lo que yo vería si estuviese allí. El apartamento asumió una realidad cúbica.

Cuando me desperté a la mañana siguiente, todavía estaba en el Campamento Pope, en Luisiana; pero esa noche una cosa extraña me sucedió. Fue a las 4:15 de la madrugada, y entonces una hoja de papel vino delante de mis ojos, y en esta hoja una mano aparecía desde aquí abajo sujetando una pluma, y la pluma escribió: “Aquello que yo he hecho, he hecho. No hacer nada”. Primero de todo, la voz dijo eso, pero la pluma tachó mi desaprobación, pues yo solicité la baja y mi Coronel la desestimó. Él dijo, “Denegada”, y la firmó como “Coronel Theodore Bilboe Jr.”. Ése era su nombre, está registrado. Puedes buscarlo [para comprobarlo], pues él fue el que denegó mi solicitud de licenciamiento. Y [en mi visión] la mano simplemente tachó la desaprobación, y encima de ello escribió: “Aprobada”, – la mano que sostenía la pluma. Entonces la voz me dijo: “Aquello que yo he hecho, he hecho. No hacer nada”. ¿Qué hizo él [refiriéndose a la persona de la mano]? Borró la negativa del Coronel, y escribió “Autorizada”. Y luego me desperté.

Diez días más tarde fui licenciado con todos los honores por ese mismo Coronel, y él me dio la mano; y mientras yo abandonaba esa base, dijo, “Te veré después que la guerra haya terminado”.

Yo dije, “Muy bien, mi Coronel. Muchas gracias”. Y esa misma noche me encontraba en un tren de regreso a mi casa en la ciudad de Nueva York.

Así es como funciona. Lo sé por experiencia personal. Estoy compartiendo contigo lo que he experimentado, tanto en el mundo del César como en el mundo que es trascendente, algo completamente diferente; así que cuando hablo de haber “nacido desde arriba”, no estoy teorizando. Te estoy contando exactamente lo que me pasó.

“Todo efecto natural tiene una causa espiritual, y no una natural. Una causa natural es solamente una apariencia. Es una ilusión de la perecedera memoria vegetativa.” (Blake, de “Milton”)
Si el hombre sólo pudiera mantener en mente que cada simple pequeño acto imaginario envía un estremecimiento a través de la Omnisciencia, justo a través de la Omnipotencia y justo a través de la Inmanencia de modo que todo es como una enorme, gran computadora, – tu acto imaginario se añade inmediatamente a la suma total de todo; e instantáneamente todo cambia, y el mundo refleja cada acto imaginario en este mundo del hombre, y manteniéndolo todo perfectamente registrado, así que no hay tal cosa como una causa natural. Todo es por una causa espiritual.

“Todas las cosas por Él fueron hechas, y sin Él no se habría hecho nada de lo que fue hecho.”

¿Y dónde mora Él? Él mora en nosotros, pues Él es Espíritu, y “el Espíritu de Dios mora en nosotros”. Él mora en nosotros, y experimentando he descubierto lo que es ese Espíritu; y te lo digo desde mi propia experiencia, el Espíritu de Dios y la imaginación humana son uno. No son dos [cosas distintas].

Así que cuando partes de este mundo, tu realidad – que es el Espíritu de Dios – es tu propia maravillosa imaginación humana; y ella da realidad cúbica a todo en este mundo si entras en ello. Ahora, el secreto es entrar en ello. ¿Puedo entrar en el estado de mi deseo cumplido? Los otros estados eran simplemente experimentos. ¿Puedo entrar en el estado del deseo cumplido? Lo he hecho. En varias ocasiones he podido entrar. Cuando parecía esencial lo hice. Si alguien me lo pidió, traté de hacerlo lo mejor posible. ¿Y cómo lo hago? Sintiendo.

Extracto de La conferencia original en inglés es STEP INTO THE PICTURE – WHO GOD REALLY IS (Neville 5-10-1971)
Traducido por Manu LDA
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s