La Oración basada en el Sentimiento

En lugar de pedir a Dios “algo”, los esenios visualizaban que aquello que pedían ya se había cumplido y realizado,

En las palabras de su tiempo, las tradiciones antiguas, como las de los Esenios, nos recuerdan que cada oración ya ha sido contestadaCualquier resultado que podamos imaginar, y cada posibilidad que seamos capaces de concebir, es un aspecto de la creación que ya ha sido creado y existe en el presente como un estado “dormido” de posibilidad.

 Desde esta perspectiva, nuestro uso y aplicación de la oración basada en los sentimientos deja de ser menos acerca de “crear” este o el otro resultado y se convierte más en “acceder” al resultado  deseado que ya está creado.

 Hay una poderosa relación entre lo que pasa en nuestro mundo interior de sentimientos y las condiciones del mundo que nos rodea. Los resultados empatan con los sentimientos.

 … el pensamiento, a través de la palabra, es creador, es decir, es capaz de alterar la realidad… 

En un conocido experimento conocido como “De los dos agujeros”, se comprobó que los deseos y las espectativas del científico influían en los resultados del mismo. 

 Sabiendo que nuestro Rezo ya ha sido escuchado:

  1. Somos testigos de todos los hechos, aquellos que representan situaciones medioambientales de equilibrio y aquellos en los que vemos ausencia de este equilibrio, como simples posibilidades. No juzgamos si es justo o equivocado, malo o bueno.
  1. Nos liberamos de nuestro juicio sobre tales situaciones, bendiciendo aquellas condiciones que nos han causado dolor. El hecho de bendecir no supone la condena o el consentimiento sobre la situación o hecho. Más bien sólo supone el hecho de reconocer que la situación es parte del todo, de la única fuente de todo lo que es.
  1. Entonces experimentamos el sentimiento de nuestra oración ya atendida. Haciendo esto, invocamos el antiguo principio cuántico que establece que las condiciones dentro de nuestros cuerpos son reflejadas en el mundo exterior (“lo que es arriba es abajo, lo que es dentro es fuera”).
  1. Reconocemos el poder de nuestra oración y sabemos (sentimos) que aquello sobre lo que enfocábamos nuestro rezo ya ha ocurrido.
  1. Nuestra oración ahora consiste en reconocer que el equilibrio ya está presente en nuestro mundo, en vivir desde el conocimiento de que este equilibrio existe y en reforzar nuestra oración dando gracias por esta oportunidad de ejercitar nuestro libre albedrío.

  

Oración basada en los sentimientos: sabiendo que nuestra oración ya ha sido contestada

  1. (OS)Presenciamos todos los eventos, aquellos de paz y aquellos que vemos como ausencia de paz, como posibilidades sin juicios de correcto e incorrecto, malo o bueno.
  2. (OS)Liberamos nuestro juicio sobre las situaciones Bendiciendo las condiciones que nos han causado sufrimiento. La Bendición no condena ni consciente el evento o condición. En cambio, reconoce que el evento es parte de la única fuente de todo lo que es
  3. (OS)Experimentando los sentimientos de que nuestra oración ya ha sido contestada, demostramos el antiguo principio cuántico que establece que las cndiciones de paz en nuestros cuerpos se ven reflejadas fuera de nuestros cuerpos.
  4. (OS)Reconocemos el poder de nuestra oración y sabemos (sentimos) que el foco de nuestra oración ya se ha convertido en pasado.
  5. (OS)Nuestra oración ahora consiste de: a) reconocimiento de que la paz ya está presente en nuestro mundo viviendo conforme al conocimiento de que tales cambios han ocurrido; b) reforzando nuestra oración dando gracias por la oportunidad de escoger la paz en vez del sufrimiento.

Aunque el resultado de nuestra oración pueda aún no haber aparecido en el mundo exterior, estamos siendo invitados a reconocer nuestra comunión con la creación y a vivir como si nuestra oración ya hubiese sido escuchada.

Se nos recuerda que nos “rodeemos” de la respuesta a nuestras plegarias y los “envolvamos” en las condiciones que escojamos experimentar.

Entre mayor sea el magnetismo, mayor es el tiempo que pasa para que lo que pensamos y sentimos, se manifieste en nuestro mundo. Por consiguiente, entre menor sea el magnetismo, menor será el tiempo en que nos encontremos con la manifestación de nuestros deseos.

La física cuántica demuestra día tras día que nuestra realidad se modifica al tiempo que programamos nuestro cerebro en planteamientos y expresiones positivas.

Gregg Braden

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s